El Mundo Peralta

junio 21, 2008

Reencuentro (Parte 4)

Filed under: 03.01 Reencuentro — FlavioPeralta @ 1:57 am
Tags: , , ,

– ¡Claro! Llevo 6 meses acá. Ya me conozco toda la universidad. – le digo de la manera mas normal que puedo, a pesar que los nervios me traicionan un poco.

Ella se aguanta una gran carcajada ante tanta conchudez en una sola frase, ya que le es obvio que acabo de llegar.
Me doy cuenta que todas las veces anteriores actuar con naturalidad fue mucho más sencillo. Hace tanto que no la veía que las ganas de abrazarla me comienzan a traicionar. A ella también. Se le nota en la mirada ya un poco vidriosa. Pero ambos sabemos por experiencia propia que vale la pena posponerlo un poco.

“Si estiro mi mano tocaría la suya…”

Había esperado este momento demasiado y finalmente estaba pasando. Me es difícil creer que ahora esté tan cerca que quiero tenerla en mis brazos cuanto antes, pero hago lo imposible por contenerme.

“Todavía no.”

– Gracias ah. Entonces… ¿por dónde vamos? – me dice luego de calmarse, aunque con una sonrisa malévola.
Noto que la muy traviesa quiere ponerme en aprietos.

– ¿Que te parece si vamos… por acá? – le respondo tratando de salir del apuro.

Señalo hacia el primer camino que veo luego de un vistazo rápido a los alrededores. Ella se tapa la boca con la mano para aguantar la risa.

– Ok, tú eres mi guía así que vamos.

Por alguna razón que no comprendo se sigue riendo un poco.

“¿A dónde habré señalado?”

Comenzamos a ir por ese camino, el cual tiene algunos edificios a los lados. Conforme avanzamos vamos dejando a la muchedumbre del jardín central detrás de nosotros.

– Bueno, comencemos con el tour. Por acá tenemos… la oficina del rector. – le digo mientras señalo a mi izquierda un edificio que en la entrada dice “Oficina del Rector”

Ella trata de ahogar la risa.

– Ahhh ya veo… ¿Y ese edificio de ahí adelante que cosa es?

– Ese es… – me quedo colgado con la frase a medias mientras vamos avanzando. Finalmente logro leer un cartelito que dice “Tesorería”

– … la tesorería.

Ella ríe sin parar. Yo río porque la veo reír.

“Con ella soy tan feliz…”

– Felizmente encontré un buen guía. – me dice luego que se ha calmado un poco.

Respondo guiñándole el ojo mientras la miro sonriendo.

Los edificios se van acabando a lo largo del camino, el cual dobla hacia la izquierda adelante a sólo pocos metros. De vez en cuando nos cruzamos con un caminante solitario y el murmullo del jardín central ya prácticamente no se oye.

De pronto se me ocurre algo.

– Permíteme llevar tus cosas – le digo.

Me da su mochila mientras la carcajada se convierte en una sonrisa muda acompañada de unos ojos brillantes que me miran fijos.

“Tal vez sea un cliché…”

Una tarde, cuando trataba de ganarme su corazón, la vi saliendo de una clase a la cual tuvo que llevar su maletín porque después iba al gimnasio. Aproveché la oportunidad y me ofrecí para ayudarla con tanto bulto que cargaba. Después me revelaría que ese día con ese gesto me gané unos cuantos puntos.

“…pero con ella funciona.”

– ¡Que caballero! ¿Y todos los de por acá son así de atentos?

– Muy pocos para serte sincero. Este ha sido tu día de suerte. Aunque no soy español. Soy peruano y conseguí una beca hace medio año para venir a estudiar acá.

– Si… seguro que son pocos. Tu enamorada debe ser una chica con suerte.

Me guiña el ojo de lo más coqueta. Sonrío.

“Y yo pensando que ya me olvidó…”

.

Anterior

Siguiente

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: